Hacía tanto que no dibujaba que no sabía cómo empezar… Pero fue tan fácil como coger un lápiz, abrir los ojos y despertar los sueños.

Anuncios